Algunas aclaraciones sobre el “soporte duradero” para informar al consumidor. | María Arias Pou

Algunas aclaraciones sobre el “soporte duradero” para informar al consumidor.

Haciendo un repaso por algunas de las principales cuestiones que han sido tratadas durante este periodo estival, para dar comienzo a mi asignatura de Derecho de las Nuevas Tecnologías, me voy a centrar en tratar de avanzar en la comprensión del término “soporte duradero” en el ámbito de la contratación electrónica, y voy a compartir con vosotros un resumen de lo que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, ha manifestado a este respecto, en sentencia de 5 de julio.

El asunto que se trataba era la presentación ante el Tribunal de una cuestión prejudicial por el Oberlandesgericht Wien de Austria, que decía así: «Para dar cumplimiento a lo exigido por el artículo 5, apartado 1, de la Directiva 97/7, en virtud del cual el consumidor deberá recibir confirmación de la información allí mencionada, por escrito o mediante cualquier otro soporte duradero a su disposición, a menos que durante la celebración del contrato ya se le haya facilitado la información sobre un soporte duradero disponible que sea accesible para él ¿basta con que dicha información sea accesible para el consumidor mediante un hipervínculo al sitio de Internet del empresario, que figura en un texto que el consumidor debe indicar que conoce, marcando una casilla, para poder iniciar una relación contractual?»

 

El artículo 5.1. de la citada Directiva, establece la obligación de la confirmación documental de la información y prevé dos formas y dos momentos de cumplimiento de esta información. En relación con la forma, ésta debe ser por escrito o en soporte duradero, bien, en relación con el momento, dispone que deberá facilitarse la información “…a su debido tiempo durante la ejecución del contrato y, a más tardar, en el momento de la entrega…, a menos que se haya facilitado ya la información al consumidor antes de la celebración del contrato…”, pero los dos requisitos son exigibles y por tanto, la forma en la que el consumidor, “recibe” la información es de obligado cumplimiento, independientemente del momento que se elija para informar al consumidor.

 

Aclarado el primer punto, el Tribunal continúa analizando el caso y se plantea ¿qué ha querido exigir el legislador comunitario con los términos “recibir” o “facilitada” en relación con la información? A este respecto la sentencia recuerda que el artículo 5, pretende garantizar al consumidor la comunicación de la información necesaria para la correcta ejecución del contrato y, sobre todo, para el ejercicio de sus derechos como consumidor, en particular de su derecho de resolución. Y además, el legislador eligió el término “recibir” para la confirmación de la información que expresa la idea de que, en lo que atañe a la confirmación de la información a los consumidores, basta un comportamiento pasivo de éstos.

 

Dicho esto, procede considerar que en estas circunstancias, dispone la sentencia: “cuando la información que se encuentra en el sitio de Internet del vendedor sólo es accesible a través de un vínculo comunicado al consumidor, tal información no es ni «facilitada» a ese consumidor ni «recibida» por él, en el sentido del artículo 5, apartado 1, de la Directiva 97/7.”

 

En relación con el concepto del soporte duradero, dispone que éste, debe garantizar al consumidor, al igual que el soporte papel, la posesión de la información mencionada en esa disposición para que, en caso necesario, pueda ejercitar sus derechos.

 

La Directiva 2011/83/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, que remplazará a la Directiva 97/7, a partir del 13 de junio de 2014, define «soporte duradero» como “todo instrumento que permita al consumidor o al comerciante almacenar información que se le transmita personalmente de forma que en el futuro pueda recuperarla fácilmente durante un período de tiempo acorde con los fines de dicha información y que permita la reproducción de la información almacenada sin cambios”;

 

En el caso concreto, de los autos no se deducía que el sitio de Internet del vendedor, al que remite el vínculo indicado al consumidor, permita a este último almacenar la información dirigida personalmente a él, de manera que pueda acceder a ella y reproducirla de modo idéntico durante un período adecuado, excluyendo cualquier posibilidad de modificación unilateral de su contenido por el vendedor.

 

Concluye el Tribunal que un sitio de Internet, como el del asunto principal, en que la información sólo es accesible para los consumidores a través de un vínculo presentado por el vendedor, no puede considerarse un «soporte duradero» en el sentido del artículo 5, apartado 1, de la Directiva 97/7 y que procede responder a la cuestión planteada, diciendo que, debe interpretarse que una práctica comercial que consiste en dar acceso a la información prevista, sólo mediante un hipervínculo a un sitio de Internet de la empresa en cuestión, no cumple lo exigido por la Directiva, ya que tal información no es ni «facilitada» por esa empresa ni «recibida» por el consumidor, en el sentido de esta misma disposición, y un sitio de Internet como del que se trata en el litigio principal no puede considerarse un «soporte duradero» a efectos de dicho artículo 5.1.

Y yo concluyo, ¿cómo queda ahora la situación para la contratación que tiene lugar a través de móvil, por ejemplo?, ¿Cómo puede informarse al consumidor en estos casos?, en mi opinión, hasta ahora, veníamos aplicando el artículo 27 de nuestra LSSI: “Cuando el prestador diseñe específicamente sus servicios de contratación electrónica para ser accedidos mediante dispositivos que cuenten con pantallas de formato reducido, se entenderá cumplida la obligación establecida en este apartado cuando facilite de manera permanente, fácil, directa y exacta la dirección de Internet en que dicha información es puesta a disposición del destinatario.”

Pero digo más, conforme al artículo 7 de la Directiva 2011/83/CE, cuando el contrato se celebra a través de una técnica de comunicación a distancia en el que el espacio o el tiempo para facilitar la información son limitados, por ejemplo, pensemos otra vez en la pantalla de un teléfono móvil, se prevé la obligación del comerciante de facilitar en ese soporte específico, antes de la celebración de dicho contrato, como mínimo la información precontractual sobre los siguientes aspectos: las características principales de los bienes o servicios, la identidad del comerciante, el precio total, el derecho de desistimiento, la duración del contrato y, en el caso de contratos de duración indefinida, las condiciones de resolución. ¿Nos dará el legislador comunitario o el Tribunal Europeo instrucciones sobre cómo incluir toda esta información en una pantalla de móvil?

1 Comentario | Leído 483 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Una respuesta a “Algunas aclaraciones sobre el “soporte duradero” para informar al consumidor.”

  1. Maribel Castells dice:

    Me parece muy correcta esta transcripción de lo que la Directiva y el mundo actual demandan. De hecho, la avalancha de acuerdos jurídicos por internet deja mucho hueco a interpretaciones y leyes que no siempre han ido parejas con esa evolución digital.
    Muy recomendable.

Enviar Comentario

*